Sentina

Sentina

Casa costumbrista( oleo)

domingo, 14 de septiembre de 2008

Iluminación del Alma

Sentimos y pensamos de vida
La realidad demediada, ora
El mundo y sus cosas, el infinito
Redondeando las lunas, el aire
Salando las aguas, el hombre y sus
Guerras sempiternas…
Ora el alma humana, ajena y
Tímida, briosa, encumbrada, impuesta
Que grita, escupe y susurra
Sus aires aléphicos: el arte
Por hacer parte de las cosas
Inmersas en las aguas del universo
Como un águila cayendo mortal herida
En picada hacia las rocas
El alma que existe si duele
Se diluye cuanto más manifiesta
Como si quisiera ser carne en el mundo
Y también morir con la muerte.

Iluminación de la duda superflua

¿Y qué si la noche no es obscura?
-Sino sutil y delicado teatro de luces-
¿Y qué si la línea recta es bifurcada
Serpenteando por un plano imposible?
¿Y qué si el viento esta estático
En un mundo vibrátil, ciertamente girando?
¿Y qué si el significado del absoluto
Se cifra en una lágrima amarga de paria?
Si las olas forman un mar eterno
Cambiantes, efímeras ellas
Si el polvo y la nada forman al viento
Si la sangre caliente se hace carne
Si un corazón abismado se quiebra
Bajando, cayendo, flirteando
Insufrible, a tocar el fondo no llega
Y quisiera decir lo mismo del alma…

miércoles, 10 de septiembre de 2008

¡Llueve!-Soneto

Todo es penetrado, el mudo tocado
Por una caricia de plata desde la pesadez
Sueños que no pudieron volar hasta lo alto
Ahora de guerra contra la tierra someten
Las gentes las calles los ruidos en un absorber intravenal
Todo es palpable y sonoro, en chillidos de parques y charcos
Se colapsa el cielo contra la tierra, y es tan hermoso.

Iluminación del vino y la luna

La luna callada, argenta
Subidera, locuaz regenta
Las humanas almas de prenda
Báquica y desbordada
Al frio lunar destino
Al febril beso del vino.
Nocturna, más si ardiente
No crepita, es tímida
Silenciosa y frágil vívida
Nocturna y ardiente
Se quema en su frío
Y yo de la vid hastío

Iluminación de la muerte

Angélico noble
Alado hermano
De digito macabro
Gesto austero
Los huesos forrados de carne
De poros
Inician su ascesis
Con creador tacto
Superior al mismísimo
De Dios imanado
Angélico noble
Alado hermano
Viejos en las calles
Invocan tu tacto
Cansados del aire viciado
De las sentinas terrenas
De los mares alzados
Y tú, misericordioso
Entronado en la caterva
Escupida por Dios
Les tocas… ¡ascesis a lo fúnebre!
Angélico noble
Alado hermano
Impertérrito, declino tu mano
Ni en la muerte hallare
Deseado, nocturno letargo
Arrastrado en mi sepulcro
El orbe vibrando y girando

martes, 9 de septiembre de 2008

Iluminación de la Espera

Las horas, los imperios, las glosas
Todas las lagrimas y congojas
Las líneas de las calles, la arbitrariedad del mundo
Todo fatiga como si esperara
Mientras el polvo sotierra
A que llegue un aedo alado
Con la primera palabra sacra
Explicando con la vida y la muerte
Que espera el hombre en la tierra

Datos personales

Mi foto
Bogotá D.C, Colombia
Sentina de Arte, estertores y elegíacas emanaciones de la contemporaneidad